jueves, 29 de marzo de 2012

Muffins de Werther's Original con sorpresa de chocolate


¿No os pasa a veces que tenéis ingredientes por casa que os inspiran? Yo compré en Navidad estos caramelos blanditos de la marca Werther's Original y casi oía cómo me llamaban... "¡Haz algo con nosotrooos!". Así que un viernes, aprovechando que mi hermana traía amigos a casa, me lancé. Confieso que, aunque me basé en otra receta para muffins bastante básica, no sabía si con los caramelos la textura y el sabor serían los correctos... ¡Pero acerté!

INGREDIENTES

  • 100 gr de caramelos blandos Werther's Original
  • 250 gr de harina
  • 130 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 200 gr de nata líquida
  • 80 ml de aceite vegetal
  • 2 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 100 gr de chocolate con leche



PREPARACIÓN

  • Precalienta el horno a 180ºC.
  • Mezcla la harina (tamizada) con la levadura y el bicarbonato en un bol grande.
  • Bate el huevo e incorpora el azúcar, el aceite y la nata.
  • En un cazo, funde a fuego lento los caramelos. ¡Deja aparte uno o dos para decorar!
  • Sin dejar de mover suavemente los caramelos hasta que se hayan fundido, incorpora poco a poco la mezcla líquida hasta que se haga una pasta homogénea de color caramelo (mmmm...).
  • Vierte esa mezcla en el bol grande y, con movimientos envolventes pero "cariñosos", mézclalo todo.
  • Distribuye la mitad de la masa en los moldes de papel, llenándolos poquito (como menos de la mitad de su contenido).
  • Pon una onza de chocolate en cada molde y a continuación cúbrela con un poco más de masa. (Como siempre, no llenamos los moldes hasta arriba, sino unas 3/4 partes).
  • ¡Al horno! Deberán estar unos 25 minutos a 180º, o hasta que veamos que la parte superior toma un color dorado.
  • Para la presentación, con un rallador rallamos algún caramelo y alguna onza que haya sobrado para formar virutas sobre la superficie de los muffins.


Parecen unas magdalenas cualesquieras... Pero le pegas el primer bocado y ya notas el saborcillo como a toffe... Y luego cuando llegas al corazón, te encuentras esto:


Una onza de chocolate en estado semi-derretido que le da un toque delicioso...

Ya veis, con un poco de imaginación y aquel ingrediente clave que nos inspira, pueden salir cosas curiosas. ¡Animaos! ;)

7 comentarios:

  1. Qué güeno niña!!! Lo de la onza en estado semiderretido me ha encantado :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sonado un poco a Homer Simpson babeando, no?

      Eliminar
  2. Es injusto, este blog está dirigido a expertos cocineros, porque lo que es yo mido los caramelos en caramelos, no en gramos... ¡exijo un lenguaje no discriminatorio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj Mer me has arrancado una sonrisa... la bolsita era de 100 gr!

      Eliminar
    2. Ahora solo me falta entrar en la cocina... ;)

      Eliminar
  3. Quiero probarlo por dios ¡qué delicia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto pueda llevo algo a nuestra reunión de los viernes ;)

      Eliminar